Conecta con Farmacia Jáuregui

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias y actualizaciones de producto.

Entra a tu cuenta

¿No tienes cuenta?

Crea una cuenta

Por favor, selecciona todas las formas en que te gustaría saber de nosotros

¿Ya tienes cuenta?

Tu carrito (0)

Cerrar
La estación termal de Avène en el valle del Orb
09Nov.2020
Dermofarmacia

Avène cumple 30 años

Avène, una de nuestras marcas favoritas de cuidado dermatológico, está de cumpleaños

Ya sabéis que en Farmacia Jáuregui somos expertos en dermofarmacia, por lo que «una de nuestras marcas favoritas de cuidado dermatológico» no es algo que digamos a la ligera. Avène Thermal es una marca que lleva décadas entre nuestro catálogo de marcas de confianza, y hoy queremos celebrar su aniversario contándoos la historia de una de nuestras marcas de cabecera.

Una historia de cuento que empieza con un caballo

Si una mira fotos del pueblecito de Francia que da origen y nombre a la marca de Avène, puede pensar que en lugar de fotos son ilustraciones de un libro. Avène es un pueblo de Occitania que tiene poco más de 200 habitantes, y su población va en claro descenso con cada año que pasa. En medio de las montañas occitanas, se encuentra su pequeño casco histórico, compuesto en su totalidad por casas de ladrillo y madera que todavía respetan la arquitectura tradicional de la zona, tal y como se hace desde hace cientos de años.

A día de hoy, la inmensa mayoría de la actividad comercial del pueblo se sustenta en el turismo. Y, aunque la belleza del entorno es motivo suficiente para atraer visitantes, Avène cuenta además con el barco insignia de la notoriedad local: las termas. A menos de dos kilómetros del pueblo, se alza la Estación Termal de Avène, un centro de investigación y tratamiento que empezó como centro de termas terapéuticas en el siglo XVIII.

El manantial de Santa Odile, que brota desde el río Orb, es el centro sagrado de este lugar. Todo empieza, curiosamente, con un caballo enfermo de la piel. Su dueño, que traía toda una manada consigo, lo dejó libre en los bosques de Avène, temeroso de que, fuera lo que fuese lo que tenía el animal en la piel, contagiase al resto de los caballos. Resultó que, viéndose en libertad, el caballo fue a bañarse repetidamente en las aguas del manantial de Santa Odile, y a los pocos días se curó.

Aguas termales de mineralización débil

No faltaron en la época las voces que proclamaron la cura del caballo como milagrosa, pero lo cierto es que Santa Odile posee la rareza de tener aguas termales de mineralización débil, que están indicadas para afecciones dermatológicas porque tienen efectos antiinflamatorios y mejoran las defensas de la piel. La explicación de cómo supo el caballo que tenía que bañarse todos los días en ese preciso manantial que se la invente ya cada uno como prefiera.

La historia del caballo se extendió por el Valle del Orb con rapidez y diez años más tarde ya había una sociedad de curistas formada en torno al manantial. Se construyó la primera Estación Termal, y las propiedades terapéuticas del manantial de Santa Odile se hicieron famosas por toda Europa.

En el último tercio del siglo XIX, concretamente en 1871, el nombre de Avène consiguió su fama internacional, desgraciadamente, a raíz del Gran Incendio de Chicago. Durante tres días enteros un incendio descontrolado y brutal arrasó las calles de la ciudad más grande de Estados Unidos, matando a 300 personas, dejando sin casa a 100.000 y dejando severas heridas en otras tantas. Ciudades y naciones enteras de todo el mundo se volcaron con la reconstrucción de Chicago, enviando ayuda material, humana y donaciones. La aportación de Francia fue el ofrecimiento de las aguas termales de Avène para el tratamiento de las quemaduras en los heridos, que, como podéis imaginar, no eran pocos.

Funcionó tan bien que sólo tres años más tarde el manantial fue declarado de interés público por sus propiedades curativas. Sin embargo, no fue hasta cien años más tarde, en 1990, que se renovaron las termas y se creó el Laboratorio Dermatológico, dando nacimiento a la marca Avène.

Una marca fiel a sus principios

Si se presta atención a los orígenes y al entorno que rodea la Estación Termal y el Laboratorio del Agua de Avène, se concluye con facilidad que cualquier compromiso de sostenibilidad que haga la marca el poco. La preservación del entorno está en el corazón de los productos y el éxito de Avène, que entiende que, de unas prácticas eco-sostenibles, depende la materia prima con la que trabajan.

Es además un recurso natural que la compañía explota en exclusividad, por lo que compensan realizando colaboraciones habituales con el Sistema de Salud Pública francés, además de otras entidades sin ánimo de lucro y oenegés.

Nuestras recomendaciones

A continuación te presentamos una selección de cuatro productos de Avène que puedes encontrar en nuestro catálogo, y que a nosotros nos gustan especialmente.

Avène YstheaL Crema DUPLO

Avène Ystheal

Perfecto para pieles secas. Previene y corrige los signos de envejecimiento cutáneo causados principalmente por las radiaciones UV: arrugas, arruguitas, pérdida de elasticidad, luminosidad y tonicidad.

Avene CICALFATE+ GEL CICATRICES

El gesto experto que contribuye a mejorar el aspecto de las cicatrices. Su textura gel forma un film protector y favorece el masaje de las cicatrices. Se puede usar igualmente en el rostro y en el cuerpo.

Avène Cleanance Agua Micelar 400 ml

El nuevo gesto esencial para limpiar y desmaquillar el rostro, ojos y cuello sin aclarado. Ayuda a disminuir el exceso de sebo. Deja la piel limpia, fresca y purificada.

Avène agua termal

Una sensación de suavidad te envuelve y te alivia. Es toda la delicadeza y la pureza del Agua termal de Avène, que te protege de forma duradera.