Conecta con Farmacia Jáuregui

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias y actualizaciones de producto.

Entra a tu cuenta

¿No tienes cuenta?

Crea una cuenta

Por favor, selecciona todas las formas en que te gustaría saber de nosotros

¿Ya tienes cuenta?

Tu carrito (0)

Cerrar
14 Oct. 2020
Dermofarmacia

Piel atópica: ¿qué es y cómo puedo tratarla?

El pasado 14 de Septiembre de 2020 celebramos el Día Mundial de la Dermatitis Atópica. Dedicamos este post a una enfermedad de la piel que es una de las consultas más frecuentes en la farmacia

A día de hoy aún existe mucho desconocimiento sobre ella y muchas son las dudas de los padres o familiares ante el tratamiento, o ante el por qué de la piel atópica. Hoy queremos resolver todas las dudas que nos planteáis a diario y más.

1. ¿Qué es la dermatitis atópica? ¿Es lo mismo que tener la piel seca?

Pues bien, la Dermatitis Atópica, a diferencia de la piel seca (que no es más que un estado de la piel en un momento determinado), es una enfermedad de la piel crónica. Es decir, esta patología cursa con periodos en el que se alternan situaciones en la que piel se encuentra en lo que denominamos «brotes atópicos» y periodos sin brotes.

La dermatitis atópica se define como una enfermedad inflamatoria cutánea crónica, con alta predisposición genética y que predomina sobre todo en la infancia; que cursa con síntomas y signos muy característicos, entre los que predomina el PICOR.

 

2.¿Qué le ocurre a una piel atópica?, ¿Qué signos o síntomas manifiesta? Y, ¿qué factores la originan?

Una piel atópica presenta fundamentalmente una carencia en los lípidos esenciales (a los que denominamos «lípidos cementantes»), que como en otras ocasiones hemos explicado, son los que se encargan de formar esa barrera cutánea inquebrantable. Sirven de unión entre las células de la epidermis (corneocitos).

La carencia en estos lípidos esenciales o ceramidas va a dar lugar a que esta barrera cutánea no esté perfectamente formada y no pueda cumplir sus funciones. Entre las funciones mas destacadas de esta barrera cutánea encontramos la de PROTECCIÓN

Es esta barrera la que nos va a proteger de los agentes externos que puedan entrar en nuestra piel y alterar nuestro organismo. Hablamos de patógenos (virus, bacterias…) o de, por ejemplo, cambios ambientales extremos (frío, calor, viento, que, como consecuencia, desencadenarán un proceso inflamatorio (ECZEMAS) típico en la dermatitis atópica.

Estructura de una piel normal y una piel atópica.

Estructura de una piel normal y una piel atópica.

 

Además, esta falta de lípidos provocará, por otra parte, que el agua que albergamos en nuestra piel se evapore, dando lugar a la XEROSIS (o sequedad cutánea).

Como consecuencia de estas dos situaciones, la piel se inflama, aparece picor, el paciente se rasca y al rascarse sobreinfecta el eczema formado (normalmente por Streptococcus y Staphylicoccus). Por ello los signos característicos de un paciente con piel atópica serán: sequedad cutánea, picor intenso (este es el más característico y común en la mayoría de los pacientes), enrojecimiento, exudación , descamación y signos de rascado.

Eczema típico de dermatitis piel atópica.

Eczema típico de dermatitis atópica.

Por su parte, este eczema rosado en forma de placas, característico de la dermatitis atópica, irá apareciendo en diferentes partes del cuerpo en función de la edad. Por ejemplo, en bebés y lactantes lo veremos más claramente en mejillas, cuello y cara externa de brazos. En niños mayores de un año la distribución de esta placas cambia y pasa a ser la típica de la Dermatitis Atópica. Aparece en la superficies de flexión (cara anterior de codos y posterior de rodillas). Y ya en adultos cambia, apareciendo sobre todo en las manos, rostro y especialmente en párpados, aunque también pueden verse afectadas otras partes del cuerpo.

A su vez, la dermatitis atópica está desencadenada por diferentes factores como son la predisposición genética, alteraciones vasculares, alteraciones en la función barrera y una de las más estudiadas para la búsqueda de un tratamiento efectivo: las alteraciones inmunológicas.

 

3.¿Cómo puedo tratar la dermatitis atópica?.

El objetivo del tratamiento de una Dermatitis Atópica es prevenir los brotes, espaciar el máximo tiempo posible su aparición y tratarlos cuando aparezcan. El tratamiento va a depender de la edad, de los síntomas y del estado de salud del paciente. Y normalmente los síntomas mejoran con el cuidado adecuado de la piel y con cambios en el estilo de vida del paciente.

A nivel farmacológico, y siempre bajo prescripción médica, recurriremos a corticoides para bajar la inflamación y el picor, a antihistamínicos por ejemplo en el caso de los niños para inducir además al sueño y evitar que el niño se rasque por la noche y pueda descansar. Recurriremos a antibióticos en los casos en los que haya ocurrido una posible sobreinfección sobre el eczema a causa del rascado; y a medicamentos inmunosupresores.

Pero a nivel no farmacológico, y aquí queremos incidir, desde nuestro consejo dermofarmacéutico, hay muchas cosas que hacer y conocer para ayudar a que el paciente atópico tenga una mejor calidad de vida.

PUNTO 1. La emoliencia y la hidratación corporal.

El uso de cremas emolientes constituye la principal línea de actuación en el tratamiento de la DA, siendo fundamental para restaurar la capa córnea.

Es importante distinguir entre un emoliente y un hidratante, ya que un producto hidratante no aporta a la piel del paciente atópico las necesidades que requiere.

Los emolientes forman una capa protectora en la superficie del estrato córneo reteniendo el agua, y aportan lípidos estructurales que restauran la estructura de la barrera, lo que impide la penetración de los alérgenos y las sustancias irritantes, restableciendo el equilibrio de la flora cutánea y el control del picor, ayudando así a espaciar los brotes.

Los productos para la piel atópica se recomienda que sean aplicados una o dos veces al día, después del baño y antes de salir al exterior.

Ceramol crema base 311. Crema emoliente activa, contiene una mezcla equilibrada de lípidos (ceramidas, colesterol y ácidos grasos) con acción protectora y reestructurante. Tratamiento cosmético ideal en caso de enrojecimientos e irritaciones debidos a factores externos. Apropiado para adultos, niños y en el tratamiento de la sequedad cutánea del anciano. Sin perfume, alcohol, colorantes y antioxidantes.

 

En el caso de brotes desde la farmacia siempre recomendamos el uso de bálsamos o cremas, puesto que son las fórmulas con mayor concentración en estos ácidos grasos esenciales para formar esta barrera cutánea. El uso de lociones corporales las recomendamos como mantenimiento y uso diario.

PUNTO2. Higiene corporal.

La higiene corporal es el primer paso en el cuidado de una piel con dermatitis tópica. Este paso es fundamental y tendemos a olvidarlo pues nos centramos en recurrir rápido a tratar el picor con cremas o lociones calmantes.

En cuanto a la higiene de este tipo de piel hay varias cosas que tenemos que saber.

-Es preferible el baño a la ducha. A poder ser baños cortos de 5-10 minutos y con agua templada; el baño alivia el prurito, hidrata y permite limpiar la exudación y las posibles costras, favoreciendo una mayor penetración de la medicación tópica, en caso de que la hubiera.

-Los productos para la higiene a utilizar deben ser del tipo syndet y sobregrasos. Esto quiere decir que utilizaremos productos con ingredientes que no dañen nuestra piel, como puede ser por ejemplo el tensioactivo lauril sulfato sódico cuya finalidad es retirar grasa y que en este caso no interesa, sino todo lo contrario. Es más desde la farmacia siempre recomendamos el uso de aceites de ducha para una piel en brote y los geles como mantenimiento de estas pieles.

-Otro punto es que no se recomienda el uso de manoplas o esponjas, puesto que puede irritar aun más a este tipo de piel; y el secado debe ser realizado con suavidad sin friccionar o frotar en exceso ya que podemos aumentar la irritación.

Xeracalm Avéne duplo Aceite limpiador +Bálsamo.

Xeracalm Avéne duplo Aceite limpiador +Bálsamo. Formulado para piel sensible seca con tendencia atópica susceptible al eczema atópico y el prurito. Lactantes, Bebés, niños, adultos. SIN CONSERVANTES – No-comedogénico – Formulado para minimizar el riesgo de reacciones alérgicas

 

PUNTO 3. Protección solar.

¿Cómo le afecta la radiación solar a este tipo de piel?

Igual que ocurre en la psoriasis, el efecto inmunomodulador de las radiaciones UVA y UVB pueden ocasionar una disminución de la inflamación y de la formación de eczemas. Pero en este caso hay que tener especial cuidado puesto que la barrera cutánea está completamente desestructurada y puede no ser capaz de hacer frente a los daños que ocasionan las mismas.

Como recomendación de cuidado solar y post solar para una piel con dermatitis atópica, recomendamos:

-Utilizar FPS muy altos, aconsejable FPS 50.

-Aplicar los fotoprotectores 20 minutos antes de la exposición solar y renovarlos cada 2 horas.

-Secarse bien la piel después de cada baño para evitar el efecto lupa de las gotas de agua para prevenir quemaduras solares.

A la hora de elegir un solar para este tipo de piel es recomendable que este lleve un contenido muy bajo de filtros químicos o ausentes, ya que la capacidad de este tipo de sustancias de penetrar con facilidad en la piel pueden irritar y ocasionar brotes. Buscar siempre fotoprotectores con filtros físicos o pantallas minerales y que además sean hipoalergénicos y no contengan perfume, apto par alas pieles mas sensibles.

El paciente atópico puede bañarse en el mar o las piscinas, aunque en situaciones de brotes es preferible evitar los baños, para evitar una mayor irritación por los desinfectantes, o el cloro de las piscinas, o por el agua salada del mar.

 

PUNTO 4. Vestimenta y hogar.

En el paciente atópico se deben evitar tejidos sintéticos o lanas, ya que incrementan la temperatura corporal y acentúan el picor; es preferible optar por prendas como el algodón o el lino que facilitan la transpiración.

De igual forma la habitación del paciente atópico debe estar siempre bien ventilada para prevenir posible alergias. Evitar además en la medida de lo posible climas extremos en el interior de la casa como calefacción o aire acondicionado que también puede afectar a la piel del paciente.

 

Con todo esto hemos intentado dejaros reflejado el cómo, dónde y porqué de la dermatitis atópica. Como siempre para consultas más concretas contactar con nosotros. Nuestra dermoconsejera os resolverá todas las dudas que tengáis a través de:

info@farmaciajauregui.es, teléfono o Whatsapp (952331226) o por Instagram (@farmaciajauregui)