Gastos de envío gratis desde 49,95€

Rutina facial piel grasa

¿Con qué tipo de piel grasa te identificas?

Rutina skincare piel grasa

Este tipo de piel se caracteriza por presentar una mayor producción de sebo y esto le hace que sea un tipo de piel resistente con una función barrera inalterada y menos vulnerable a los factores externos. Suele presentar poros más visibles, textura suave y desarrolla brillos a lo largo del día en la zona de la frente y barbilla. En consecuencia es más frecuente la tendencia a la aparición de acné y a la deshidratación, al evitar la aplicación de productos hidratantes por miedo a que aporten sensación grasa, por esto es recomendable seguir nuestra rutina facial piel grasa.

Selecciona tu tipo de piel y descubre tu rutina ideal

Preguntas frecuentes

Resolvemos dudas frecuentes sobre el tipo de piel

¿Qué se considera piel sensible?

La piel sensible es propensa a reacciones adversas, presentando síntomas como enrojecimiento, picazón y ardor.

¿Qué se considera piel con flacidez?

La piel con flacidez y grasa puede presentar arrugas más pronunciadas debido a la pérdida de colágeno y elastina.

¿Qué se considera piel resistente?

La piel resistente no presenta problemas al utilizar productos para el cuidado de la piel, no tienen efectos adversos.

¿Qué se considera piel pigmentada?

La piel pigmentada es aquella que cuenta con la presencia de irregularidades en la coloración de la piel.

Este tipo de piel se caracteriza por una sobreproducción de sebo, una sustancia oleosa producida por las glándulas sebáceas de la piel. Las características de la piel grasa más comunes incluyen:

  • Brillo excesivo: La piel tiende a lucir brillante, especialmente en la zona T , frente, nariz y barbilla.
  • Poros dilatados: Las glándulas sebáceas hiperactivas pueden dar lugar a poros más grandes y visibles.
  • Propensión al acné: La sobreproducción de sebo puede obstruir los poros, lo que aumenta la propensión a la formación de espinillas, puntos negros y otros tipos de acné.
  • Textura irregular: Puede tener una textura irregular debido a la presencia de imperfecciones y poros dilatados.
  • Tendencia a la acumulación de células muertas: A menudo tiene una mayor acumulación de células muertas en la superficie, lo que puede contribuir a la obstrucción de los poros y a la formación de imperfecciones.

Si tienes este tipo de piel, sigue la rutina skincare piel grasa que te recomendamos según las características de tu piel. 

Para el cuidado efectivo de este tipo de piel, es esencial seguir una rutina facial piel grasa que sea equilibrada y que controle el exceso de grasa y minimice los problemas asociados. Comienza con un limpiador suave diseñado para este tipo de piel, eliminando impurezas sin despojar a la piel de sus aceites naturales. Incorpora un tónico sin alcohol, preferiblemente con ácido salicílico, para equilibrar la producción de sebo y reducir el tamaño de los poros.

Durante el día, aplica un hidratante sin aceite para mantener la piel bien hidratada sin añadir grasa adicional, y no olvides protegerte con un protector solar de amplio espectro. Por la noche, repite la limpieza, opcionalmente utilizando un tónico y aplicando tratamientos específicos según las indicaciones de un dermatólogo. 

Según las características de tu piel, en nuestra rutina facial piel grasa te recomendamos los cosméticos que deben usarse para una piel radiante.  

La mejor crema hidratante piel grasa debe ser ligera y no comedogénica, para evitar obstruir los poros y prevenir la aparición de imperfecciones. 

Ingredientes como el ácido hialurónico son beneficiosos, ya que proporcionan hidratación sin añadir una textura grasosa a la piel. Además, buscar formulaciones oil-free o con base acuosa puede ayudar a mantener la piel matificada y reducir el brillo no deseado. La presencia de ingredientes como niacinamida, que regula la producción de sebo, y extractos botánicos con propiedades astringentes también puede ser beneficiosa para controlar la oleosidad, como las que te mostramos en nuestra rutina facial piel grasa

El mejor sérum para piel grasa, como los que recomendamos en nuestra rutina facial piel grasa, contiene ingredientes como el ácido salicílico, conocido por su capacidad para desincrustar los poros y controlar el exceso de sebo. La niacinamida es otra opción valiosa, ya que regula la producción de sebo, mejora la apariencia de los poros y tiene propiedades antiinflamatorias. Además, el ácido hialurónico puede ser beneficioso para hidratar la piel de manera ligera y equilibrada. Un sérum que incluya antioxidantes como el té verde puede ayudar a combatir la producción de sebo y reducir la inflamación, mientras que los polihidroxiácidos (PHA) como la gluconolactona pueden exfoliar suavemente sin irritar.

Si tienes este tipo de piel, es importante evitar ciertos hábitos y productos que pueden empeorar la producción de sebo y contribuir a problemas como el acné. Evita el uso de limpiadores agresivos o con ingredientes irritantes, ya que esto puede despojar a la piel de sus aceites naturales y llevar a una sobreproducción de sebo.

No te excedas con la exfoliación, ya que esto podría estimular aún más la producción de grasa y provocar irritación. Evita el uso excesivo de productos comedogénicos o grasos, como cremas densas, y opta por productos sin aceite y no comedogénicos. No toques constantemente tu rostro, ya que las manos pueden transferir bacterias y aumentar la obstrucción de los poros. Además, evita exponerte al sol sin protección, ya que la sobreexposición puede contribuir a problemas cutáneos. 

Lo que debes hacer para mantener un cutis saludable es adoptar una rutina facial piel grasa equilibrada, suave y centrada en productos específicos para este tipo de piel.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Suscríbete a nuestra newsletter y disfruta del 5% de descuento en tu próxima compra.