Conecta con Farmacia Jáuregui

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe en tu correo electrónico nuestras últimas noticias y actualizaciones de producto.

Entra a tu cuenta

¿No tienes cuenta?

Crea una cuenta

Por favor, selecciona todas las formas en que te gustaría saber de nosotros

¿Ya tienes cuenta?

Tu carrito (0)

Cerrar
Chica con gafas como principal protección solar para los ojos
06Jul.2019
Dermofarmacia

Tu piel y el sol.

TU PIEL Y EL SOL: todo lo que necesitas saber sobre protección solar.

Los días en los que tomábamos el sol de manera desmedida han pasado; y hoy en día la mayoría somos conscientes de los beneficios pero también de los inconvenientes que el Sol ocasiona sobre nuestra piel. A estas alturas la mayoría sabemos que el sol puede dar lugar a manchas, arrugas y en el peor de los casos melanoma. Pero en temas mas específicos como: que significa el SPF que lleva nuestro protector solar, elegir el factor de protección que necesita nuestro tipo de piel o cómo debemos aplicar nuestro solar; aún encontramos mucha confusión. Por eso, hemos decidido dejaros el manual más completo para disfrutar del sol de la manera más saludable este verano.

1.¿Qué tipo de radiaciones existen y como actúan sobre nuestra piel?

Para empezar a hablar de fotoprotección lo primero es conocer los diferentes tipos de radiaciones solares que inciden sobre nuestra piel cuando tomamos el sol.

-UVB: es la radiación que provoca las quemaduras solares y las lesiones pre-cancerosas.

-UVA: este tipo de radiación llega a capas más profunda de nuestra piel que la UVB y como consecuencia es la que da lugar al envejecimiento prematuro de la piel por pérdida de elasticidad, aparición de manchas e incluso puede originar alergias solares. También este tipo de radiación actúa a largo plazo pues provoca alteraciones en nuestro ADN que puede ocasionar lesiones precancerosas. Además, hay que tener en cuenta que esta radiación atraviesa también el cristal del coche.

IR: es el tipo de radiación que nos proporciona calor cuando estamos al sol. Esta radiación llega hasta las capas más profundas de nuestra piel y actúan a largo plazo ocasionando un daño irreversible. Proporciona radicales libres que entre otras cosas degradan el colágeno de nuestra piel originándose envejecimiento prematuro, lo que denominamos foto-envejecimiento.

2.Tipos de filtros: físicos, químicos, biológicos, híbridos. ¿Qué son?

Es importante conocer que tipos de filtros solares llevan nuestros protectores, para que puedas elegir que fotoprotector es el que más se ajusta a tus necesidades.

-Filtros físicos: denominados también inorgánicos o minerales. Los filtros físicos actúan reflejando y dispersando la radiación que nos llega. Son insolubles por lo que nuestra piel no los absorbe. Esta última característica hace que este tipo de filtro sea el ideal para las pieles más delicadas (atopía, dermatitis, queratosis actínica), puesto que al no absorberlos nuestra piel tienen menos probabilidad de irritarnos. El inconveniente que encontramos o más bien encontrábamos en los cosméticos que llevaban este tipo de filtros es que al no absorberlos nuestra piel dejaban una capa blanquecina. Este problema se ha solucionado ya que hoy en día estos filtros se formulan en moléculas mas pequeñas para mejorar su cosmeticidad.

Existen filtros físicos que nos protegen frente a UVA y UVB. Como ejemplos de filtros físicos encontramos: Dióxido de Titanio, óxido de zinc, mica, talco.

-Filtros químicos: denominados también orgánicos. Son los que protegen nuestra piel absorbiendo la radiación UV, la transforman haciéndola menos agresiva. A diferencia de los anteriores tienen una elevada cosmeticidad, es decir, al aplicarlos sobre nuestra piel se absorben muy bien; pero como inconveniente, en personas con piel sensible pueden ocasionar alergias.

Existen también filtros químicos que protegen frente a UVA como las benzofenonas y frente a UVB como el octocrileno.

Dicho esto, lo ideal sino tenemos ninguna patología es elegir un protector solar que contenga tanto filtros físicos como químicos y que además, nos proteja frente a radiaciones UVA y UVB. Es aquí donde aparecen los nuevos filtros a los que se les denomina organominerales (o híbridos) y en este grupo el más utilizado es el TINOSORB M.

-Filtros biológicos: en este grupo se incluyen los conocidos antioxidantes. Su función es prevenir el envejecimiento prematuro de la piel contrarrestando el daño oxidativo que los radicales libres nos producen. Como ejemplos tenemos : vitamina E, betacarotenos.., que cada vez más se añaden a las formulas de nuestros solares para proteger frente a IR.

3.Etiquetado de nuestros solares. ¿SPF, qué significa? ¿Qué diferencia existe entre SPF 50+ o SPF 100+?…

-SPF (O FPS).

SPF se define como factor de protección solar y hace referencia a la protección frente a UVB. Indica el número de dosis mínima de radiación UVB que produce el primer eritema o quemadura solar.

El SPF se clasifica en categorias de fotoproteción: baja (spf 6-10), media (spf 15-25), alta (spf 30-50) y muy alta (spf 50+).

-¿Y cómo viene indicado la proteción frente UVA?

El SPF también confirma que al menos 1/3 de la protección que indica el envase protege frente a UVA. Además, podemos encontrar símbolos como el UVA dentro de un círculo, PPD, PA++; que también nos indican que nuestro solar protege frente a radiaciones UVA. En este caso la normativa europea no obliga a señalar estos símbolos pero es importante que busquemos que el solar que vamos a elegir proteja también frente UVA.

-¿SPF 50+ o SPF 100+?

Ante esta cuestión, lo primero que tenemos que saber es que no existe una pantalla total, un protector solar no bloquea toda la radiación que nos pueda llegar. Por ejemplo, un SPF 50+ protege un 98% de la radiación UVB y no se ha demostrado que haya mucha mas efectividad con un SPF 100+ es más, en este último caso tenemos más probabilidades de que nos aparezca una alergia solar por alguno de los filtros demás añadidos en la fórmula.

Otra aspecto a tener en cuenta con este tema es que la efectividad del filtro solar que nos apliquemos va a ser directamente proporcional a la correcta aplicación de este, al índice UV y a nuestro fototipo de piel.

-¿Cuanto tiempo dura un solar una vez abierto? ¿Dónde lo indica?

Una vez abierto un solar va perdiendo su eficacia porque los filtros solares se deterioran por el calor. Por ello, una crema solar del año pasado no vale, hay que tirarla. Normalmente en el envase aparece un símbolo que simula un tarro pequeño con un número que indica 12, esto significa que esa crema una vez abierta es eficaz sólo 12 meses. En el caso en el que nuestra crema solar del año anterior no la hayamos abierto podemos utilizarla perfectamente.

4.¿Cómo debo aplicar mi crema del sol? ¿Si me echo una crema con SPF 30+ o 50+ me bronceo?

Como decíamos en el punto anterior, cómo nos aplicamos nuestro solar es fundamental para asegurarnos su efectividad. Se recomienda aplicar una cantidad de 2mg/cm2 (lo que respondería a 9 cucharaditas de café para todo el cuerpo y una para el rostro) y renovar la aplicación del protector solar cada 2 horas y tras cada baño. Un ejemplo visible de no aplicar la cantidad adecuada de nuestro solar es que un SPF 50+ puede disminuir a un SPF 2,5+. Los protectores solares que indiquen que son resistentes al agua son los que permitirán 4 baños de 20 minutos.

De igual forma es importante que el protector solar nos lo apliquemos media hora antes. Primero porque tenemos que dejar tiempo para que los filtros químicos se absorban y después porque si nos lo aplicamos en la playa, el rato que estamos expuestos al sol hasta que nos lo ponemos tenemos el riesgo de quemarnos.

Por otra parte, el bulo que corre cuando decimos que si nos ponemos un factor de protección alto no nos bronceamos, es mentira. Siempre que estemos expuestos al sol nos vamos a broncear, porque como hemos dicho un protector solar nunca nos va a proteger un 100% de las radiaciones. Por tanto, nos vamos a broncear hasta nuestro fototipo de piel. Una persona con un fototipo de piel IV se va a broncear mas intensamente que uno de fototipo II. Lo que vamos a evitar si nos echamos nuestra protección es quemarnos.

5.¿Cómo protejo a mi bebé del sol? ¿Puede ir un bebé a la playa?

Los niños de menos de 6 meses se desaconseja la exposición directa del Sol en playa o piscina. Con ellos hay que evitar las horas principales del día 12-17h y siempre que los llevemos de paseo con camiseta, gorra y gafas. En el caso en el que los expongamos al sol, en ellos tendremos que utilizar filtros minerales de SPF 50+ y que proteja también frente UVA sobre las zonas expuestas.

En niños con menos de 3 años tampoco es aconsejable la exposición directa al sol y menos en las horas centrales del día. En caso de exponerlos al sol siempre con protección solar que lleven filtros físicos, sin perfume ni alcohol (con estos evitamos riesgos de alergias) y de SPF50+ (UVA).

Crema solar pediatrica Avène.

Avène Leche Solar pediátrica SPF 50+ con filtros físicos y químicos.

Por último, en niños mayores de 3 años, igual que en los anteriores es preferible utilizar protectores solares con filtros físicos, pero también podemos utilizar en ellos cremas solares infantiles con filtros físicos y químicos (frente UVA, UVB e IR) donde la concentración en químicos sea la menor posible para prevenir posibles alergias.

6.¿La nutricosmética funciona?

El término nutricosmética cada vez está mas asentado en nuestra sociedad. Cuando hablamos de nutricosmética nos referimos a complementos alimenticios que tomados durante un periodo de tiempo ofrecen beneficios sobre nuestra piel.

Muchos nos preguntáis si «esas cápsulas que se toman para el sol funcionan, y si nos broncean». Pues bien, si funcionan. Entre las composiciones de todas las cápsulas para tomar el Sol que encontramos, lo más estudiado y que ha demostrado su eficacia es el Polypodium Leucotomos. Este ingrediente actúa triplicando la resistencia de la piel a la protección solar, disminuye en un 20% la aparición de eritema o quemaduras, evita alergias solares y además tiene estudios que afirman que reparan el daño celular producido en el tiempo por el sol.Estas cápsulas suelen llevar también vitaminas antioxidantes, que actúan como decíamos antes como filtros biológicos para revertir el envejecimiento prematuro de la piel.

En definitiva las cápsulas para el sol nos ayudan a proteger nuestra piel del Sol, previenen posibles alergias solares y nos ayudan a coger un bronceado mas duradero y uniforme. Estas cápsulas están indicadas sobre todo para personas con la piel frágil, que sean propensas a quemarse, a alergias solares, que presenten manchas en la piel y estén con tratamiento despigmentante y para deportistas. Pero en ningún caso las cápsulas sustituyen a un filtro solar. Lo más segura para protegernos del sol siempre va a ser antes un buen factor de protección.

Con este manual esperamos haberos aclarado algunos de los términos que más confusiones originan en cuanto a la protección solar. Si tenéis alguna duda o quereís que sigamos hablando de algún tema relacionado con el post no dudéis en escribirnos a info@farmaciajauregui.es. Y ahora,a disfrutar del verano con protección solar.